martes, 30 de enero de 2018

ECONOMIA POPULAR EN EL SECTOR LADRILLERO DE ARGENTINA: LA ESTRATEGIA DE LA UOLRA

Luis Cáceres, secretario general de la UOLRA,
Unión Obrera Ladrillera de la R.Argentina
(Sintesis de dos presentaciones en el V y VI Congreso del Trabajo
Autónomo de UNTREF, Buenos Aires noviembre 2016 y noviembre 2017)

La producción de ladrillos con barro (adobe) es una actividad milenaria, que aparece mencionada en la Blblia, pero mantiene plena vigencia, más allá que también se utilicen ladrillos cerámicos. Es una actividad clasificada como parte de la industria minera.

Las fábricas ladrilleras están localizadas en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, pero a ello hay que agregar las fábricas artesanales, que están presentes en la mayor parte de las provincias, excepto Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Resultado de imagen para uolra

La producción artesanal es un componente fundamental de la producción total de ladrillos, equivaliendo al 90% de la producción. La Secretaría de Minería estima que este subsector involucra a 140 mil familias. Estos emprendimientos familiares, que generalmente se han mantenido de
generación a generación, se ubican generalmente lejos de los centros urbanos (aunque algunos están en los alrededores de las ciudades, en las rutas y en zonas rurales, a la vera de los ríos para utilizar el agua, pero también están en las sierras. Por lo tanto, es frecuente que se comparta un mismo espacio
físico con los trabajadores rurales y los pescadores, incluso es usual que el ladrillero sea productor de alimentos. Desde todos esos lugares se provee ladrillos para la actividad constructora
nacional, por eso decimos que los ladrillos “se mueven”. 

La situación de los trabajadores

Las condiciones de trabajo en las fábricas ladrilleras son malas, con una extendida informalidad y.,en casos extremos, formas de explotación laboral asimilable al trabajo esclavo, en lo que juega el hecho de que se observa una presencia importante de trabajadores de países limítrofes sin papeles en
orden (principalmente bolivianos, que en algunas provincias son mayoría). 

La industria de la construcción es quien demanda los ladrillos, con subas y bajas según la marcha de la economía, pero eso no cambia su situación. Pero para los trabajadores ladrilleros nada cambia, como resultado del déficit de organización de los trabajadores ladrilleros. Por lo tanto, es una situación diferente a la de los trabajadores en la industria de la construcción,donde la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la R.Argentina) asegura que en períodos de suba los trabajadores se beneficien.

La Unión fue creada por los anarquistas en los años treinta. Luego estuvo presente en el gran episodio histórico del peronismo: el 17 de Octubre de 1945, y posteriormente consiguió la personería gremial, constituído como sindicato nacional, con centro en las tres provincias mencionadas.
Por los vaivenes que tienen las organizaciones populares, el sindicato casi desapareció a fines de la década pasada. Luego de su intervención por el Estado, la Unión fue retomada por lo actual conducción, en 2014. Tenemos convenio colectivo y obra social. Al momento de reorganizarse la Unión, la actual conducción cambió radicalmente el enfoque organizativo anterior, que tradicionalmente se había concentrado en la acción sindical en relación a las fábricas ladrilleras y el
trabajo asalariado allí ocupado.

Al recorrerse el país a los efectos del relanzamiento de la Unión, fue evidente la importancia del otro componente. Pero en la producción artesanal se presenta una situación aún peor.

- al no tener capacidad de acopio, los productores están sujetos al abuso de los intermediarios, que llegan en camiones a la puerta de la vivienda, y abusan al momento de ponerle precio a los ladrillos.
- el uso de leña provoca problemas ambientales y de salud laboral. 
- también se presenta el fenómeno de lo que llamados el “patrón oculto”, es decir el dueño de la tierra donde están los ladrilleros artesanales, que se quedan con parte del ingreso.
 -cuando el horno está cerca de los ríos, también están expuestos a las inundaciones.
-finalmente, es permanente la presencia de trabajo infantil, como parte de la estrategia familiar de producción de ladrillos. Aún cuando los niños no trabajen, están en “situación de trabajo”, ya que los hornos están instalados en las propias viviendas. Por lo tanto, no los niños crecen en un hábitat que los afecta en sus condiciones de desarrollo. 

En estas condiciones, los ladrilleros, especialmente los artesanales, son “invisibles”. Pareciera que los ladrillos “llueven”, nadie se pregunta de dónde vienen, quièn hizo el ladrillo y en qué condiciones. La respuesta es que detrás de cada ladrillo hay una familia sin derechos. La Unión decidió entonces cambiar el estatuto, para dar cabida a este segundo sector. Tuvimos que hacer un aprendizaje rápido, yendo a donde están los trabajadores, haciendo asambleas, donde primero nos miran primero como
“sapos de otro pozo”, y temiendo “qué nos va a sacar” esta gente que viene de Buenos Aires.
Para ello hemos promovido el establecimiento de delegaciones en los lugares donde se encuentran localizaciones importantes de producción artesanal.

También hemos desarrollado acciones en relación con el consulado de Bolivia, para regularizar la situación de los trabajadores de esa nacionalidad. La comisión directiva de la Unión incluye miembros de esta nacionalidad. La estrategia por una economía popular Además de la organización, la estrategia se centra en la economía popular, que es el término que preferimos, siguiendo la estrategia de los Movimientos Sociales de Argentina, para reflejar la nueva realidad de los trabajadores, cuando éstos tienen que inventarse su trabajo. El Papa Francisco está instalando a nivel mundial, cuando nos llama a mirar “lo que está fuera”

Hemos puesto el foco en la formación cooperativas, juntando a los productores artesanales, habiéndose creado ya, o estar en preparación, 28. Por un acuerdo con el INAES, Instituto Nacional de Economía Social, se las capacita. Se está avanzando también en la creación de una Federación que
agrupe a las cooperativas. El paso siguiente es la incorporación de los cooperativistas al monotributo
social, aprovechando el régimen existente para el trabajo agrario (en la provincia del chaco hay existe un régimen propio para ladrilleros).

Estas cooperativas luego podrán agruparse en parques especializados en el ladrillo artesanal, donde se localicen las cooperativas. Esta línea es clave para enfrentar el problema a mencionado de los niños. En octubre del 2017 se ha firmado un convenio con la gobernación de la Provincia de San Juan, que
proporciona tierra y recursos para la instalación del primer parque, en que dejará de utilizarse leña, para reemplazarla por gas. Siguiendo la tradición de los parques industriales. el proyecto de creación de una Mesa Nacional del Ladrillo Artesanal, lo que requiere que el sector empresarial se constituya en una Cámara nacional, ya que solo hay càmaras en Buenos Aires y Córdoba. A esta Mesa se integrará entonces la Federación mencionada.

Presencia en la CGTRA

En el plano sindical nacional, la Unión ingresó a la CGTRA unificada, en agosto del 2016. Desde ese espacio, ha colaborado con el proceso de alianzas del sindicalismo con los movimientos sociales, lo que es un hecho fundante, que refleja una nueva etapa de la clase trabajadora argentina y enfrenta al
neoliberalismo, en su accionar favorable a la existencia de trabajadores de primera, segunda y tercera.

La Unión también actúa dentro de la Comisión contra el Trabajo Infantil de la CGTRA, participando en 2016-7 en las actividades de OIT contra el trabajo infantil, incluyendo la IV Conferencia realizada en Buenos Aires, donde asistió con cuatro representantes En el plano internacional, la Unión tiene también el proyecto de afiliarse a la ICM, Internacional de la Construcción y la Madera, desde donde apoyar la creación de una estructura regional especializada, ante la evidencia de que existen organizaciones sindicales del sector en otros países de la región. Trabajo hay, lo que faltan son derechos. La única manera que tengan derechos es construyendo la unidad de los trabajadores 

Tenemos futuro porque miramos la historia, mostramos los ejemplos de organización que presenta el sindicalismo. Es posible cambiar esta realidad injusta, a partir de la unidad, organización y la participación y el protagonismo. Reflejamos los tiempos que vienen. Vamos hacia la incorporación del movimiento sindical en un movimiento de trabajadores, como lo plantea Juan Carlos Schmid en la CGTRA.





No hay comentarios:

Publicar un comentario